La iconografia de Orfeo en los mosaicos hispanorromanos

Recruiting & HR

32 pages
0 views

Please download to get full document.

View again

of 32
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
La iconografia de Orfeo en los mosaicos hispanorromanos
Transcript
  MOSAICOS ROMANOS ESTUDIOS SOBRE ICONOGRAFIA Actas del Homenaje in Memoriam de Alberto Balil lllana que tuvo lugar en el Museo de Guadalajara los días 27 y 28 de Abril de 1990 Guadalajan, Julio 1990  COMITE DE HONORPRESIDENTE Excmo. Sr, D. Jaime Brihuega Director General de Bellas Artes. Ministerio de Cultura. VICEPRESIDENTES Excmo. Sr. D. Sisinio Pétez Garzôrr Consejero de Edueación y Cdtura, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.Excmo. Sr. D. Javier García García Presidente Excma. Diputación P¡'ovittcial de Soria.MIEMBROS Ilmo. Sr. D. Rafael Garcla Serrano Director de Museos Estatales. Ministerio de Cultura, Ilma. Sra. D.u María Jesús Ruiz Ruiz Presidenta de ]a Comisjón de CuLtura. Excma, Diputación Prouincial d.e Soria. Ilmo. Sr. D. Laureano Martínez PiniIIaDelegado de Educaeión y Cultura. Junta d.e Camunidades da Castilla-La Mancha. COMITE EJECUTIVO PRESIDENTES D. Carlos de la Casa MartÍnezD. Dimas Fernández-Galiano Ruiz VICEPRESIDENTE D. Francisco Mingarro Martln MIEMBROS D. José Luis Rodrfguez Gotzéù.ez D. José María Alvarez l¿-|;artír:ez D." Belén Patón Lorca D. Domiciano Rios Santos D. Pablo Yagnie Hoyal Gráficas Minaya. C1. Méjico, 45. I.S.B.N. : 84-404-7472-1' D.L,r GU/118/90  LA ICONOGRAFIA DE ORFEO EN LOS MOSAICOSHTSPANORROMANOS (.) J. M. Alvarez-Martínez Uno de los temas más representados en Ia musivaria hispano-ro- mana fue, en verdad, el de Orfeo encantando a los animales a los sones de Su lira 1. En un reciente estudio que presentamos al V Coloquio Internacional sobre el Mosaico Antiguo desarrollado en septiembre de 1,987 en Bath dábamos cuenta de siete pavimentos con el referido motivo. Eran los de La Alberca (Murcia), Santa Marta de los Barros (Badajoz) , Zaragoza, Mérida (el descubierto en la calle Travesía de Pedro María Plano), villa romana de r<El Pesquero)) (Bada- joz), en España y los de Arneiro, o Arnal, y Martim GiI en Portugal' Ahora, tres nuevos mosaicos vienen a completar hasta eI número de diez esa considerable lista: uno de ltálica, conocido, pero no valorado (.) Oueremos agradecer la ayuda prestada por diversas personas para la realización de este trabajo: la Dra. Dña. Mercedes Torres Caro, eI Dr. Bairrão Oleiro, que me han proporcionado datos sobre los mosaicos portugueses, eI Sr. de la Barrera, fotógrafo del Museo Nacional de Arte Romano, D. Ramón Corzo Sánchez por la información sobre el mosaico de ltálica. Asimismo,agradezco al Museo Nacional de Arqueología de Lisboa el permiso para reproducir Ia fotografía del mosaico de Martim Gil, y a la Dirección General de Bienes Muebles de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Andalucía, las facilidades para el estudio del mosaico de ItáIica. 1 Sobre Ia iconografía de Orfeo existe una amplia bibliografía que nosotros resumimos en los siguientes títulos: O. Gnuern, s.v. Orpheus. Ausführliches Lexikon det griechischen undtömischen Mythologie, herausgeg. von W. H. Roscher. Leipzig 1884-1937. III, 1. 1.058-1'.207; G. Guror. <Orfeo, Liber Pater e Oceano nei mosaici della Tripolitaniarr. Afr. |t.6, 1935, pp. 110 ss.; H. Sr¡nu. <La mosaique d'Orphée de Blanzy-les-Fismes (Aisne)rr. Gallia, 1955 pp.41 ss.; E. R. Pewyecue. <La figura de Orfeo en el arte griego y romano)) Helmantica XVIII, n.' 56 (1967), pp. 173 ss.; Id. <CatáIogo de representaciones de Orfeo en eI arte antiguo I-II-IIbr. Helmantica n.o 70 (7972), pp.83 ss.; n.o 72 (1,972), pp.393 ss.; n.o 75 (7973), pp.433 ss. Estos interesantes artículos comprenden una amplia bibliografía hasta la fecha de su publicación; H. Srenw rr],es débuts de I'iconographie d'Orphée charmant les animauxl. Mel' de Numismati-que, d'Archéologie et d'Histoire o ferts a J. Lafaurie' París, 1980' pp. 158 ss' 29  claramente hasta ahora en su posible significado, y dos nuevos, inéditos hasta el momento, de Mérida. Todo ello constituye una prueba evidente del favor que el tema gozó en la Hispania romana, sobre todo en el Bajo Imperio, y especialmente, por los hallazgos hasta ahora producidos, en la provincia de Lusitania. El objeto de las líneas que siguen, en justo homenaje a Ia memoria de nuestro buen amigo Alberto Balil, quien también se ocupó del tema, es Ia de dar a conocer esos nuevos pavimentos hallados recientemente en Mérida y el de ofrecer unas consideraciones, que necesariamente, tanto por eI espacio que se nos ha marcado como por el escaso tiempo del que hemos dispuesto para la realización de este trabajo, han de ser breves e incompletas. Dejamos para otraocasión, por tanto, un estudio más extenso sobre este asunto. Guidi, en su artículo sobre los pavimentos de Tripolitania, llegó a realizar una clasificación de los conocidos con este motivo, teniendo en cuenta en su metodología la relación entre eI cuadro de Orfeo y eI marco decorativo que le rodea 2. Con posterioridad, su clasificación, un tanto prolija, fue matizada convenientemente por Stern, quien llegó a reducir los tipos posibles a tres, con algunas variantes dentro de cada uno de éllos 3. Hasta la aparición, en 1983, de un mosaico en Mérida, parecía que Ia totalidad de los hispanos correspondían en exclusividad aI tipo II de Stern, muy extendido por las regiones del Norte de Africa, Italia y Grecia, además de algún ejemplo de la pars orientalis del Imperioa. 2 G. Guor, art. cit., pp. 110 ss. 3 H. Srrnu. <La mosaïque de Blanzyr, pp. 49 ss. Son, como sabemos, el tipo I que dispone la figura de Orfeo completamente separada de los animales, en el interior de diferentes espacios dentro del cuadro central, con las variantes a, cuando Orfeo está situado en el interior de un espacio (polígonos, cuadrados, etc.) igual al de los animales que le rodean, y la b, cuando el campo está dividido en compartimentos igualmente, pero en este caso agrupados en torno a un panel central de proporciones más considerables que siwe para la representación de Orfeo. El tipo II caracterÍzado por un agrupamiento de los animales en el mismo cuadro central, con las variantes fundamentales, ya distinguidas por Guidi, a, en Ia que los animales se establecen alrededor del cantor tracio, pero aisladamente, sobre un zócalo que simula el terreno en el que se apoyan, y la b, cuando se agrupan a modo de dos rebaños converg'entes hacia é1, sin apoyarse sobre el terrdno. Por fin, el tipo III, que concibe Ia representación en círculos concéntricos, ocupando uno de ellos la figura de Orfeo y el otro, u otros, a los animales agrupados heráldicamente por especies. En un estudio reciente de Smith, basado en los ejemplos británicos, se observan tres variantes dentro del tipo, según comprendan dos círculos concéntricos (tipo III a), t¡es círculos (III b), o que aparezcan divisiones radiales en los círculos (III c). Cfr. D. J. Srr¡rrn. rrOrpheus Mosaics in Britainr. Mosai'que. Recueil d'hommages a HenriStern. Paris, 1983, p. 315. a H. Stunw. rrl,a mosaïque de Blanzyr, p. 53. 30  El nuevo mosaico emeritense vino a poner de manifiesto un nuevo ejemplo del tipo III hasta entonces sólo presente en Gran Bretaña y en Volubjlls. Ahora, con la consideración de los tres nuevos pavimen- tos, el de r<Los Pájarosr de Itática y los dos emeritenses referidos, tenemos atestiguado el tipo I, con lo que la Península se constituye en la región más variada de las que cuentan con este interesante aspecto de la iconografía de Orfeo. CATALOGO DE MOSAICOS DE ORFEO DE LA PENINSULA IBERICA TIPO I 7. Itálica El conocido aMosaico de los Pájaros)) apareció en una casa de laNova lJrbs, que recibió su denominación por los motivos que aparecen en el pavimento 5. Es prácticamente un cuadrado, de 5,60 m. de lado, que contiene uncuadro central d,e 2 por 2 m., donde figura la representación de Orfeo. Tod.as las figuras del mosaico se disponen sobre fondo blanco (Lám. I.). Comprend.e los siguientes elementos. Una banda de enlace con roleos de hiedra muy esquemáticos en todo el perímetro, alternando con alguna palmeta d.e d.onde surgen los rollos vegetales. A continua- ción, una cenefa con banda de peltas en tonalidad ocre entre sendos filetes de tres filas de teselas grises. Un cable sencillo de dos cabos, .obt" fondo oscuro, sirve de marco para todo eI tapiz y para formar el reticulado, d.e cuadrados de 75 cm. de lado por término medio, d.onde se dispone la representación de aves. El interior de los cuadra- dos comprende una línea de motivos turriformes o almenados, alter- nativamente. Las aves representadas son, entre otras, zancudas, ánad.es, pájaros comunes, paloma, pavo real, gallo, cigüeña, buho, perdiz y abubilla. EI cuadro central propiamente dicho presenta el mismo marco, eS decir el cable Y, además, una línea de postas en tonalidad roja. 5 ya Br,euco Fn¡r¡¡mo alude a la posibilidad de que el mosaico corresponda a una representación de Orfeo. Cfr. Historia de Españe dirigida por R. Menéndez-PidaJ. Españ.a romana. Madrid, 1983, p. 694. Sobre el mosaico, hasta el momento no publicado conveniente- mente, véase: A. G¡ncle y Bnr.¡no. Colonia Aelia Augrusta Italica. Madrid. 31
Advertisement
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks