ÓPERA EN CUERNAVACA

Biografía

3 pages
15 views

Please download to get full document.

View again

of 3
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
ÓPERA EN CUERNAVACA por Hugo Roca Joglar Madama Butterfly La Ópera de Morelos presentó los días 8, 10 y 12 de abril en el Teatro Ocampo de Cuernavca Madama…
Transcript
ÓPERA EN CUERNAVACA por Hugo Roca Joglar Madama Butterfly La Ópera de Morelos presentó los días 8, 10 y 12 de abril en el Teatro Ocampo de Cuernavca Madama Butterfly de Giacomo Puccini como parte de su temporada 2011; la tercera función se incluyó de último momento debido a la alta demanda de boletos. El arte lírico de Puccini es, en gran medida, de heroínas; el compositor italiano dedicó a las sopranos las páginas más inspiradas de su producción, y una de sus más complejas creaciones es Cio Cio San, la protagonista de Madama Butterfly, una adolescente japonesa que es vendida a B. F. Pinkerton, un oficial de la marina estadounidense que la abandona. Violeta Dávalos encarnó a esta delicada muchacha; en la función del domingo 10 se escuchó vocalmente plena (pocas semanas antes había sufrido problemas de emisión como Salud en La vida breve de Manuel de Falla que se presentó en Bellas Artes), con Violeta Dávalos (Cio Cio San) y Armando Gama (Sharpless) agudos sólidos y brillantes; pero, sobre todo, su canto fue muy expresivo: ascendió cuidadosamente por las transformaciones que sufre el alma de la protagonista, diferenciando claramente a la Butterfly cándida y lírica del principio, de la amarga y dura mujer la sociedad no va a dejarse y se ha agrupado para luchar por la dispuesta morir en defensa de su honor. El comedio entre estos paz. En esta defensa, la Compañía de Ópera de Morelos (COM), dos estados está representado en el aria más famosa de la partitura, fundada en 2009 por el barítono Jesús Suaste [ver recuadro], se ‘Un bel dì’. La ejecución de Dávalos de esta pieza gustó tanto a ha convertido en una trinchera importante. En el arte lírico los los cuernavaquenses que por un momento pareció que tendría que cuernavaquenses encontraron una forma nueva y poderosa de bisarla. estar unida a través de una relación musical que los divierte y cautiva. En año y medio han sido producidas cinco óperas, y el Elemento principal para que esta transición resaltara con tanta Teatro Ocampo siempre ha estado lleno. Sin embargo, no se trata intensidad fue la dirección de escena a cargo de Óscar Tapia, únicamente de una loable labor social, sino que también se ha quien acentuó un aspecto del mundo interno de Cio Cio San, logrado establecer un alto nivel artístico. Prueba de ello lo fue el quien está permanentemente en escena, que suele dejarse de lado: último título, Le nozze di Figaro de Mozart, presentado los días 15, Butterfly no ama a Pinkerton; él representa la libertad y ella se 17 y 19 de julio. aferra a ese mito porque es la única oportunidad que tiene de liberarse de la sociedad cerrada que la oprime. De tal forma, en Este cronista asistió a la función central, celebrada en domingo, esta original puesta, el entusiasmo de Butterfly, más que hacia su atraído por un elenco puramente mexicano que ofrecía la inusual marido, está expresado hacia detalles como la bandera de Estados característica de reunir grandes voces graves. Fue un inicio feliz. Unidos o una botella de whisky. Contrario a la usanza dieciochesca, la obertura de Las bodas no presenta los temas musicales más importantes de la obra, El tenor Rodrigo Garciarroyo interpretó a Pinkerton; si bien es sino que recrea los ambientes que irán tejiendo el rumbo de esta un papel casi ornamental, cumplió cabalmente con su única aria y comedia hasta su conclusión en un escenario donde las causas destacó su apasionamiento en el largo dueto que concluye el primer puras y alegres de los siervos triunfan sobre los intereses turbios acto, ‘Bimba, Bimba, non piangere’. Su voz es grande, de colores y deshonestos de sus nobles patrones. Carlos García Ruiz, al dramáticos, y su aspecto alto y fornido; la combinación resultó frente de la Orquesta de la Ópera de Morelos, la hizo sonar limpia idónea para transmitir la idea de un cínico aventurero. y evocadora, plena de matices, ya chispeante, ya melancólica, ya lúgubre, ya traviesa. Sharpless y Suzuki fueron encarnados por el barítono Armando Rosendo Flores interpretó a Figaro y Elisa Ávalos a Sussana; los Fotos: Daniel González Moreno Gama y la mezzosoprano Brenda García; ambos los cantaron solventemente. El director Carlos García Ruiz estuvo al frente dos primeros duetos, ‘Cinque… dieci…’ y ‘Se a caso madama’, de La Orquesta de la Ópera de Morelos y el Coro del Centro transcurrieron efectivos y graciosos. Sin embargo, la primera aria Morelense de Cultura. de Figaro, ‘Se vuol ballare’, se volvió errática; Flores no logró cuadrarse con la orquesta; su voz se adelantaba, se quedaba atrás, y las sílabas se encimaban o eran cortadas. Pero el fosco incidente se aisló hasta el olvido ante la luminosa unidad que desprendieron Le nozze di Figaro las otras dos arias del protagonista: ‘Non più andrai’ resonó En Cuernavaca se ha despintado la primavera; un estado de marcial y vibrante, cerrando el primer acto de forma contundente, violencia sostenida ensombrece la vida en la ciudad. Sin embargo, y ‘Tutto è diposto’, plena de indignación y celo masculino, logró 44 pro ópera Rodrigo Garciarroyo (Pinkerton) y Violeta Dávalos en Cuernavaca cautivar la atención justo cuando el cuarto acto —a pesar de que La extensa experiencia de Suaste lo hace siempre confiable; su se suprimieron, fiel a la costumbre, las arias de Marcelina (‘Il canto es técnicamente irreprochable y los años lo han convertido capro e la capretta’) y Basilio (‘In quegli anni, in cui val poco’)— en un buen actor. Disfrutó haciendo al Conde y el público se comenzaba a ser aburrido. divirtió al verlo ahí, tan contento, exaltándose con ilusiones (poseer a Susanna, casar a Figaro con Marcellina, humillar a la Condesa) Escrito para bajo-barítono, Figaro es un papel que en apariencia que de pronto, cuando parece que las obtendrá, desaparecen resultaría demasiado ligero para Flores, el único bajo mexicano abruptamente ante sus ojos, haciéndolo quedar en ridículo. que ha figurado en el Metropolitan Opera en mucho tiempo; no obstante, su emisión nunca pareció tirante y las notas agudas se En el alma de la Condesa hay mucha tristeza: su marido ya no escucharon sólidas y seguras. Su actuación resultó imponente, en la ama y ella languidece durante toda la ópera. Sus lamentos, gran medida gracias al efecto que causa su enorme cuerpo que frisa contenidos en las arias ‘Porgi amor’ y ‘Dove sono i bei momento’, los dos metros de altura. representan las partes vocales más demandantes de la partitura. La soprano Verónica Murúa las cantó conmovedoramente, con voz El flujo dramático de la trama recae en Susanna, la hermosa sana y plena, que transmitió dolor y vulnerabilidad. camarera de la Condesa cuya astucia, ternura y coherencia sentimental es el verdadero motor que impulsa la acción; Rufino Montero, retirado hacía más de siete años, regresó a los aunque no tiene a su cargo ninguna introspección, su figura es escenarios para cantar al doctor Bartolo; a sus casi 80 la firmeza de omnipresente. Ella es la deseada del Conde; por ella Figaro decide su voz, que ha dejado la extensión baritonal de antaño para cubrir arruinar los planes de su jefe y a ella acude la Condesa para pedir la tesitura del bajo, es asombrosa, como asombrosas resultaron las ayuda y recibir consuelo. La Susanna de Elisa Ávalos fue adorable; agilidades que ejecutó en el trabalenguas de su aria ‘La vendetta’. la voz de esta soprano es pequeña, de una ligereza etérea y dulce, Marcellina, jefa de personal del palacio y pareja de intrigas pero sumamente dúctil para transmitir emociones; se llenó de de Bartolo, estuvo cantada solventemente por María Luisa cinismo y malas intenciones en su duelo con Marcellina (‘Via, resti Tamez, quien está atravesando por una etapa de actualización de servita’), externó un arraigado sentido protector cuando auxilia repertorio, pues su oscura voz de mezzosoprano se ha engrosado a Cherubino para que escape brincando por la ventana (‘Aprite, hacia terrenos de contralto. presto aprite’) y se crispó con una furia felina al creer descubrir a su prometido en pleno coqueteo con Marcellina (‘Già d’accordo Por su parte, los dos papeles para tenor, Basilio y Don Curzio, colla sposa?’). fueron cantados por Héctor Arizmendi y los partiquinos de Antonio y Barbarina correspondieron a Marco Antonio Talavera Cherubino y el Conde de Almaviva fueron cantados por la y Yolanda Molina, respectivamente. El coro del Centro Morelense mezzosoprano Encarnación Vázquez y el barítono Jesús Suaste; de las Artes estuvo dirigido por el joven Christian Gohmer. ambos han sido en México la referencia en estos papeles durante los últimos 25 años. A pesar de ser un personaje secundario, El trazo escénico de Óscar Flores Acevedo fue discreto: nunca Cherubino tiene a su cargo las melodías más inspiradas de toda rivalizó en protagonismo con las voces, y atento en los detalles la pieza (‘Non so più cosa son’ y ‘Voi che sapete’). Vázquez es logísticos tan indispensables, por ejemplo, en la ubicación de las de complexión pequeña y rostro juvenil; físicamente resultó un puertas en el cuarto de la Condesa, cuando en el segundo acto verosímil paje de 14 años, y su voz, elástica y expresiva, transmitió Cherubino se esconde del Conde, o en la posición de los grupos la inocente sensualidad de este coscolino muchacho que está enfrentados en el litigio matrimonial del tercer acto. enamorado de todas las mujeres del palacio. por Hugo Roca Joglar pro ópera 45 Jesús Suaste y la Compañía de Ópera de Morelos E l canto de Jesús Suaste (Distrito Federal, 1965) ha sido una de las más refinadas expresiones musicales en México durante los últimos 25 años. Su voz de barítono, resistente, de vigoroso colorido, técnicamente perfeccionada en el bel canto, al principio transitó por los flexibles y extensos territorios verdianos, dando vida de impecable factura sonora —pletórica de matices y ruindad— a famosos y paternales villanos, como Rigoletto y Germont en La traviata). Su timbre se oscureció con el tiempo, perdiendo en agudos y agilidades, ganando en solemnidad, contundencia y robustez, arribando a las heroicas regiones de los bajo-barítonos de Wagner, en donde desarrolló un Alberico solvente, marcial y profundo en La Tetralogía presentada en México hace unos años. El arte lírico nacional ha sido un interés sostenido en su carrera; es el Tata Vasco referencial en el famoso drama homónimo de Miguel Bernal Jiménez, y en el papel de Dioneo participó en el estreno en México de la única ópera de Carlos Chávez, The Visitors (1989, Festival Cervantino); además, ha protagonizado óperas de autores contemporáneos como Leoncio (Leoncio y Lena de Federico Ibarra) y Rappaccini (La hija de Rappaccini, del recientemente fallecido Daniel Catán). A lo largo de su carrera, Jesús ha viajado mucho, presentándose con orquestas del mundo sobre escenarios que impulsaban una carrera internacional; sin embargo, nunca pudo estar lejos de su país por lapsos prolongados; tiene uno de esos corazones que enraizaron en su tierra y lejos de ella están perdidos, nostálgicos, ajenos a sus latidos. Sonriente y grande, de actitud bonachona, impostando siempre, incluso en charlas entre amigos, con el cuerpo fornido y un rostro ovalado Jesús Suaste, barítono y director artístico de ojos pequeños y nariz respingada, Jesús Suaste se acerca al medio siglo de vida, y dentro de él, la pasión por la ópera ha ido adquiriendo más las formas bajo su dirección artística: Carmen de Bizet, La traviata de de los árboles que de las nubes; por ello, cansado de ir Verdi, L’elisir d’amore de Donizetti, Madama Butterfly de cantando, como en su juventud, de aquí para allá, en Puccini y Le nozze di Figaro de Mozart. la incertidumbre y el agotamiento, decidió utilizar su experiencia para construir algo sólido sobre el suelo de la Este esfuerzo ha dado empleo a más de 100 trabajadores ciudad donde vive desde hace años: Cuernavaca. mexicanos del arte lírico e imprime nueva fuerza a la tendencia hacia descentralizar la actividad operística A finales de 2009, fundó la Compañía de Ópera de nacional, que comenzó la Sinfónica de la Universidad de Morelos (COM) con el financiamiento del Instituto de Ciudad Juárez en 2006 y ha sido continuada en Yucatán, Cultura del gobierno del estado; en año y medio, el Jalisco, San Luis Potosí, Sinaloa y ahora Cuernavaca. grupo ha producido cinco óperas en el Teatro Ocampo por Hugo Roca Joglar 46 pro ópera
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x